El corazón aserrado de las cerraduras

Muchos, por no decir todos, manipulamos llaves todos los días, quizás no tanto como el móvil, pero si unas veces al día, mientras más te muevas más llaves debes andar manipulando y ni hablar de la cantidad de cerraduras, que a diferencia de muchos objetos que podríamos obviar de nuestras rutinas diarias, las llaves y cerraduras están en la categoría de los obligatorios a tocar, a menos que tengas una cerradura que se abre acercando el móvil, la llave es algo obligatorio para ti.

Pero para muchos las llaves por más que las manoseen a diario siguen siendo elementos desconocidos, sabemos que están hechas de metal y que las metemos en una cerradura también fabricada de metal y luego giramos y pues listo, se abre o se cierra la puerta. Pero por supuesto que hay mucho más por saber respecto a estos mecanismos con los que nos topamos a diario.

Primero que todo, saber que además de la llave y la cerradura hay otro componente en las cerraduras tradicionales del cual muy poco se suele hablar, nos referimos al bombín o cilindro, que es el componente central de la cerradura, el que alberga la combinación y recibe la llave que la quiere descifrar permitiendo girar para retraer o extender el pestillo. Hasta acá todo suena muy sencillo y directo. Pero ¿cómo es que se activa el mecanismo? Bueno, para ello debemos ver la llave, y el precio del cerrajero en manresa para que nos lo explique.

Seguro de niño en algún momento intentaste aserrar un pedazo de madera con una llave porque la forma se presta mucho para ello y en realidad estabas en lo correcto, puesto que este tipo de llave y el bombín en el que va se llaman de serreta por su forma aserrada. Esta forma es la esencia de la llave puesto que es la que activa el mecanismo.

 

Dentro del bombín hay pequeños pistones de distintos largos divididos en 2 secciones, el espacio por el que se desplazan está en la parte giratoria del bombín y se extiende hasta la parte fija de la cerradura. Una vez que se introduce una llave, los picos de la serreta van empujando estos pistones. El mecanismo de desbloqueo consiste en que en la posición sin llave y cualquier posición de los pistones que no sea la correcta, un pedazo de estos pistones quedará a medio camino de la división entre la parte giratoria y la parte fija, evitando así que la cerradura gire y pueda quitar o poner el pestillo.

Solo la llave correcta alineará la división de los pistones con la división del espacio fijo y el espacio giratorio y permitirá que la cerradura gire. Es así como funciona internamente un bombín de serreta, también conocida como la cerradura tradicional, la que hemos usado toda la vida.

Eso si, ya que hablamos de este bombín debemos advertir que tiene sus fallos, los criminales han encontrado varias formas de burlar a sus mecanismos para hacerle creer a la cerradura que tiene la llave correcta dentro, obtener una copia de la llave o directamente activar los pistones con objetos externos de fácil obtención.