Tipos de vidrios para ventanas seguras

Las puertas son el punto de acceso al que le prestamos mayor atención, y olvidamos las ventanas… Pero los delincuentes no se olvidan de ellas, de hecho, ellos saben que al momento que las puertas no permiten la entrada, las ventanas siempre son una alternativa.

Y, podrás colocar todos los refuerzos que encuentres en el mercado, como cerraduras y rejas de protección, pero si te olvidas de utilizar un vidrio resistente, estos accesorios de seguridad, no serán tan efectivos.

El vidrio tiene mucho uso e incluso han llegado a realizar armas como cabezas de lanzas, joyas y mucho más. En Egipto y Asiria fue donde desarrollaron las técnicas de fabricación en vidrio y en el siglo antes de Cristo fue donde se utilizó por primera vez el soplado de vidrio.

En la época del Imperio Romano por primera vez llegó la fabricación de vidrio a Gran Bretaña, en los siglos VIII y VIV las Iglesia Góticas y las Catedrales de toda Europa construyeron obras de arte con forma de vidriera y aún se pueden ver.

La historia del vidrio es larga e interesante, pero hoy hablaremos acerca de los tipos de vidrio, como elemento de seguridad.

Vidrio recocido

Vidrio recocido es el primer efecto del proceso de flotación, es un producto básico. Este tipo de cristal no es el más recomendado por el cerrajero, porque se rompe con facilidad y puede ser en grandes fracciones y peligrosas porque pueden ser puntiagudas.

Se emplea con frecuencia en ventanas de doble cristal, además se utiliza en productos finales, también sirve de materia prima para la producción de algunos productos más avanzados, que sea comprimido, que tenga endurecimiento y además lleve recubrimiento.

Este se obtiene industrialmente en forma de láminas de grandes dimensiones, es un producto de calidad, se caracteriza por su planimetría y brillantez, a su través se puede observar sin distorsiones ni deformaciones.

Vidrio templado

Este es un tipo de vidrio de seguridad, a partir del vidrio flotado se saca el vidrio templado por medio de dos tratamientos para que aumente la resistencia mecánica y resistencia térmica.

Estos tratamientos provocan compresión en las capas externas y tensión en las capas internas, es lo que hace que este tipo de vidrio se rompa de manera granulada, tiene menos posibilidades de ocasionar heridas.

Es utilizado en ventanas, parabrisas, los utilizan en los sectores de reconstrucción, automoción y el transporte.

Vidrio laminado

Este tipo de vidrio es muy recomendado por el cerrajero para las puertas y ventanas, está elaborado en dos o más capas de vidrio, en medio de material polimérico que está unido entre cada capa de vidrio, este lo fabrican incorporando presión y calor entre las capas.

Cada una de estas capas son muy delgadas, hay ocasiones que utilizan otros elementos para un mejor resultado.

El vidrio laminado tiene muchas ventajas como protección y seguridad para el usuario, este no se rompe en fragmentos pequeños, tiene beneficios de amortiguación, resistencia, filtrado ultravioleta, habitualmente es utilizado, en productos del hogar, automotriz y construcción.

Vidrio reflejado

Para sacar este tipo de vidrio, hay que aplicar un recubrimiento de un metal especial al lado del vidrio, este está elaborado de aluminio, plata, cromo u oro.

Para los de reflejos simples se utiliza un recubrimiento de metal que sea completamente reflectante y luego sellarlo con una capa muy fina protectora, para obtener este reflejo el vidrio tiene que ser sometido a un pulido especial.

Tipos de cerraduras eléctricas

Las cerraduras eléctricas representan una evolución de las cerraduras mecánicas, y consisten en una cerradura que dispone de un sistema electromecánico para permitir el proceso de abrir y cerrar una puerta, a través del uso de la electricidad.

Pero aparte, estos dispositivos ofrecen algunas ventajas, aparte de ser más seguras que las cerraduras tradicionales, permiten que sean más cómodas, porque podrás incluso utilizarlas de manera remota.

Y existen diferentes tipos de cerraduras eléctricas en el mercado, todo va a depender de tus necesidades.

Según su funcionamiento

La electricidad, como te habrá mencionado el cerrajero, es un elemento clave en el funcionamiento de este tipo de cerraduras, y se pueden clasificar en dos grandes grupos.

Cerraduras estándar

Estas son aquellas cerraduras que permanecen bloqueadas hasta que se activa la bobina con el uso de la electricidad, para que permita la apertura de la puerta. Se emplean con gran frecuencia en oficinas, e incluso a nivel residencial.

Cerraduras inversas

A diferencia de las cerraduras anteriores, éstas permanecen abiertas todo el tiempo, y cuando el usuario decide activar la bobina con ayuda de la electricidad, la puerta se cierra de manera automática.

Según el tipo de alimentación

Este tipo de cerraduras se alimenta de la electricidad, sin embargo, dependiendo del tipo de electricidad, también se pueden clasificar estas cerraduras.

Automáticas

Funcionan con cualquier tipo de electricidad, los impulsos continuos o alternos van a permitir que la puerta se abra o cierre, de acuerdo a la configuración del funcionamiento.

Normal

Este tipo de cerradura funciona con impulso de electricidad alterna o también continua, una vez que estos sean aplicados, la puerta abrirá.

Invertido

Este, a diferencia de las cerraduras anteriores, funciona exclusivamente con electricidad continua, y este impulso de corriente se utilizará para cerrar la puerta.

Según el tipo de puerta

Aunque la creencia popular es que cualquier cerradura funciona para cualquier tipo de puerta, en el mercado encontrarás puertas para todo tipo de puertas, porque cada una de ellas tiene características especiales.

Puertas antipánico

Por normas de seguridad, este tipo de puertas no deben ser cerradas, pero debido a los constantes ataques de la delincuencia, ha sido necesario instalar cerraduras que permitan abrir la puerta con un solo toque, desde la parte interna del local.

Es por ello que para este tipo de puertas, se recomienda cerraduras eléctricas de superficie, mientras que la barra antipánico también lo sea, de esta manera los dos mecanismos permitirán la apertura inmediata de la puerta, ante un evento.

Puertas de aluminio o PVC

Estas puertas permiten diferentes tipos de cerraduras, pueden ser para empotrar o de superficie, y ofrecerán mucha seguridad.

Puertas de cristal

Estas puertas son muy elegantes, y se utilizan con mayor frecuencia en oficinas, por lo que las cerraduras eléctricas son una excelente alternativa, fáciles de instalar en este tipo de superficie, el cerrajero podrá hacerlo sin mayor problema.

Puertas de hierro o forja

Estas puertas pueden utilizar cualquier tipo de cerradura eléctrica, pero debes considerar realizar el refuerzo necesario para que pueda soportar grandes impactos desde el exterior.

Puertas de madera

Para este tipo de puertas tan resistentes, lo ideal es encontrar una cerradura eléctrica empotrada, ya que las características físicas de la puerta así lo permiten.