Tipos de cerraduras eléctricas

Las cerraduras eléctricas representan una evolución de las cerraduras mecánicas, y consisten en una cerradura que dispone de un sistema electromecánico para permitir el proceso de abrir y cerrar una puerta, a través del uso de la electricidad.

Pero aparte, estos dispositivos ofrecen algunas ventajas, aparte de ser más seguras que las cerraduras tradicionales, permiten que sean más cómodas, porque podrás incluso utilizarlas de manera remota.

Y existen diferentes tipos de cerraduras eléctricas en el mercado, todo va a depender de tus necesidades.

Según su funcionamiento

La electricidad, como te habrá mencionado el cerrajero, es un elemento clave en el funcionamiento de este tipo de cerraduras, y se pueden clasificar en dos grandes grupos.

Cerraduras estándar

Estas son aquellas cerraduras que permanecen bloqueadas hasta que se activa la bobina con el uso de la electricidad, para que permita la apertura de la puerta. Se emplean con gran frecuencia en oficinas, e incluso a nivel residencial.

Cerraduras inversas

A diferencia de las cerraduras anteriores, éstas permanecen abiertas todo el tiempo, y cuando el usuario decide activar la bobina con ayuda de la electricidad, la puerta se cierra de manera automática.

Según el tipo de alimentación

Este tipo de cerraduras se alimenta de la electricidad, sin embargo, dependiendo del tipo de electricidad, también se pueden clasificar estas cerraduras.

Automáticas

Funcionan con cualquier tipo de electricidad, los impulsos continuos o alternos van a permitir que la puerta se abra o cierre, de acuerdo a la configuración del funcionamiento.

Normal

Este tipo de cerradura funciona con impulso de electricidad alterna o también continua, una vez que estos sean aplicados, la puerta abrirá.

Invertido

Este, a diferencia de las cerraduras anteriores, funciona exclusivamente con electricidad continua, y este impulso de corriente se utilizará para cerrar la puerta.

Según el tipo de puerta

Aunque la creencia popular es que cualquier cerradura funciona para cualquier tipo de puerta, en el mercado encontrarás puertas para todo tipo de puertas, porque cada una de ellas tiene características especiales.

Puertas antipánico

Por normas de seguridad, este tipo de puertas no deben ser cerradas, pero debido a los constantes ataques de la delincuencia, ha sido necesario instalar cerraduras que permitan abrir la puerta con un solo toque, desde la parte interna del local.

Es por ello que para este tipo de puertas, se recomienda cerraduras eléctricas de superficie, mientras que la barra antipánico también lo sea, de esta manera los dos mecanismos permitirán la apertura inmediata de la puerta, ante un evento.

Puertas de aluminio o PVC

Estas puertas permiten diferentes tipos de cerraduras, pueden ser para empotrar o de superficie, y ofrecerán mucha seguridad.

Puertas de cristal

Estas puertas son muy elegantes, y se utilizan con mayor frecuencia en oficinas, por lo que las cerraduras eléctricas son una excelente alternativa, fáciles de instalar en este tipo de superficie, el cerrajero podrá hacerlo sin mayor problema.

Puertas de hierro o forja

Estas puertas pueden utilizar cualquier tipo de cerradura eléctrica, pero debes considerar realizar el refuerzo necesario para que pueda soportar grandes impactos desde el exterior.

Puertas de madera

Para este tipo de puertas tan resistentes, lo ideal es encontrar una cerradura eléctrica empotrada, ya que las características físicas de la puerta así lo permiten.